BIOFILTRACIÓN


La planta está basada en el proceso de biofiltración en un ambiente aeróbico y hace ya muchos años que se utiliza para tratar aguas de descarga, tanto civiles como industriales.
Esencialmente el biofiltro está hecho por recipientes con un relleno dentro del cual se desarrolla la biomasa. Este sistema utiliza varios recipientes o tanques pequeños en los que se asegura un alto rendimiento de las substancias orgánicas por unidad volumétrica, lo cual implica una reducción en la superficie necesaria para la instalación. Además es posible aumentar la capacidad de la planta simplemente aumentando la cantidad de tanques existentes.
 
Ventajas:
  • Requiere espacios reducidos para la instalación
  • Posibilidad de aumentar su capacidad
  • Fácil de manejar
  • Alto volúmen de carga (kg. COD) * m3 reactor/d
  • La etapa de sedimentación no es necesaria
  • Menor exceso de lodos
  • Lodos en exceso fácilmente deshidratable
  • Eficiente reducción de las substancias orgánicas
  • Aunque la reducción de agentes superficiales es posibles, el tiempo de retención de agua es muy bajo.

 

 
¿Cómo funciona?
 
El agua a ser depurada tiene que pasar a través de la biomasa que se desarrolla pegándose al material de relleno. Esta biomasa usa las substancias contenidas en ella para su metabolismo de modo que existe un contacto inmediato entre el agua y la biomasa que sirve para evitar cortocircuitos hidráulicos. En este tipo especial de reactores, en los que la biomasa está pegada al material de relleno, la decantación no es necesaria.
El agua va en dirección descendente a través de los tanques y usando un método especial de oxigenación, el agua puede ser reciclada muchas veces en la biomasa antes de ser deshechada. El aire para la oxigenación se inserta desde la base del reactor para estimular el reciclaje del líquido que va en dirección contraria.
 
 
 

GALLERY